Es muy cierto que con la llegada del verano, de vez en cuando, se hace algo de pereza a la hora de tener que estar en la cocina (máxime en los días de más calor) Además, el pescado, que nunca debe faltar en la dieta por tantos aportes a la salud (como pueden ser que protege el corazón, disminuye el llamado colesterol malo, contribuye a una buena digestión o fortalece los huesos) suele quedar un tanto relegado, dándole mayor importancia a la carne y a la comida rápida. La buena noticia es que hay unas cuantas recetas de pescado rápidas de llevar a cabo a la par que saludables y de lo más exquisitas. He aquí las más demandadas para este tiempo.

  • Atún a la plancha. Es cierto que este pescado no es de los más económicos del mercado pero siempre podemos dirigirnos a la zona de congelados del supermercado. Con esta receta es imposible fallar y tan sólo se requiere de un poco de pimienta, sal, limón, ajo, perejil, aceite y, por supuesto, el atún. Con el macerado que se prepara antes de pasar por la plancha estos lomos no habrá quien se resista y en tan sólo unos minutos se podrá contar con un plato exquisito sobre la mesa.
  • Pulpo a la gallega. Si uno pasa por Galicia este es un manjar que no se puede dejar de degustar pero no hace falta ir hasta allí para comerlo. Aunque muchos puedan pensar que se trata de una receta muy complicada, en realidad, no lo es. La clave estará en calentar suficiente agua en una olla y sumergir dos o tres veces el pulpo en ella una vez que ésta está caliente. Después se dejará cocer el tiempo suficiente para que quede tierno (un palillo de madera suele ser un gran aliado en estos casos. Cuando se puede meter y sacar del pulpo sin problemas es que ya está listo) Después será cuestión de cortarlo y ponerle sal, pimentón y aceite. Si quieres ver la receta con más detalle, pincha aquí.
  • Salmón al hornoEn esta receta os dan unas cuantas ideas sobre las verduras que se pueden emplear de acompañamiento. En realidad, una vez que éstas estén ya preparadas y se han horneado alrededor de media hora, tan sólo habrá que colocar el lomo de salmón sobre ellas para que éste se haga a su vez. Eso sí, con la piel hacia arriba para que esté protegido. Un chorrito de vino blanco le dará un toque de lo más especial. He aquí el paso a paso.
  • Dorada a la sal. Se puede encontrar fácilmente y su precio no suele ser desorbitado. Su carne es de lo más apreciada porque es muy suave y salvo la espina central, no cuenta con demasiadas espinas lo que hace que se pueda comer muy fácilmente. Una manera de prepararla fácil y rápida es a la sal. Necesitaremos comprar sal gorda, eso sí. La sal se debe preparar con un poco de agua para que quede compacta. La idea es cubrir la dorada casi por completo (tan sólo se dejan sin sal las cabezas) y se deberá hornear durante unos 25 minutos. Además de ser de lo más sencillo (porque no hay que hacer nada más salvo retirar la sal al final) se puede contar con que el resultado siempre terminará por ser un pescado de lo más jugoso y siempre con el punto justo de sal porque el pescado absorve la cantidad necesaria, ni más ni menos.